lunes, 13 de agosto de 2012

DESPRESURIZACIÓN

El oxígeno comprende el 21% de la atmósfera, independientemente de la altura. Sin embargo, la presión del aire disminuye cuando aumenta la altitud por lo cuál resulta muy difícil obtener oxígeno necesario para el cuerpo a grandes altitudes. Esta dificultad comienza a los 14,000 pies de altura en donde todas las personas requeriríamos oxígeno adicional, para ésto, los aviones están equipados con sistemas de presurización. Éstos sistemas proporcionan oxígeno a todos los que estamos a bordo de las aeronaves para permitirnos respirar adecuadamente.





La presurización en la cabina se refiere a inyectar y comprimir grandes cantidades de aire al interior de una aeronave. La presurización se lleva a cabo cuando el avión se encuentra completamente sellado (puertas cerradas.)
Cuando un avión es presurizado, existe la posibilidad de que esta presurización se pierda si hay alguna fisura en el fuselaje de la aeronave o si el sistema de presurización de la aeronave falla.
Una despresurización es la incapacidad de los sistemas de presurización o estructura de la aeronave de mantener su régimen de presión ideal. La pérdida de presión de la cabina de una aeronave es algo muy peligroso, y puede llegar a ser letal para todos los que estamos a bordo.
¿Qué ocurre realmente en una despresurización?

Lo primero que debemos hacer es distinguir entre dos tipos de despresurización, lenta y rápida (o explosiva).
  • Una despresurización lenta puede tardar unos pocos segundos o algunos minutos, dependiendo del tamaño de la fuga del aire. Debido a la bajada del nivel de oxígeno, las personas pueden sufrir de hipoxia, o falta de oxígeno en la sangre, y por eso los aviones de pasajeros van equipados con mascarillas de oxígeno de emergencia en caso de que ésto suceda. Las mascarillas de oxígeno caen inmediatamente de los compartimentos donde van alojados para suministrar oxígeno a los pasajeros mientras en cabina de pilotos se hace un descenso de emergencia para permitir estar a una altitud donde el ser humano sea capaz de obtener el oxígeno de manera natural. Si la bajada de presión es demasiado rápida, puede dañar nuestros oídos. Además, si la despresurización se produce por un agujero en la cabina del pasaje, los objetos serán succionados hacia afuera y al salir volando a gran velocidad podrían herir a alguien.
  • La despresurización rápida o explosiva ocurre cuando hay un cambio inmediato de presión por daño estructural de la aeronave y los pulmones no pueden ajustarse al cambio de presiones. En éste caso, las mascarillas con oxígeno también caen, a manera de servir de suplemento mientras se realiza un descenso de emergencia. En una despresurización rápida, es posible que el avión pierda momentáneamente algo de estabilidad, y que la cabina de pasajeros se llene de niebla (por la diferencia de temperaturas) ya que se ha roto la aerodinámica del vehículo, pero seguro que los pilotos pueden solucionarlo sin problemas.




Los tripulantes en cabina de pasajeros también contamos con mascarillas y de varias botellas de oxígeno para desplazarnos con libertad por la cabina de pasajeros para verificar si hay alguna persona que requiera asistencia. La cabina de pilotos cuenta con unas mascarillas y botellas de oxígeno para no caer inconscientes debido a la hipoxia.

Causas de una Despresurización.

 Como ya indicamos, puede ser por un fallo estructural causado por alguna bomba, arma de fuego, fisura o desgaste del metal. Las fallas del sistema de presurización son la causa más común de una despresurización. El procedimiento para solucionarla, es alcanzar una altitud menor a la mayor brevedad posible.

Recapitulando:

La despresurización es la pérdida de presión debido a un fallo, que puede tener dos orígenes:
1) Fallo del sistema de presurización (despresurización lenta).
2) Fallo de la estructura del avión (despresurización rápida o explosiva).
Despresurización lenta: Este tipo de fallo se detecta por una serie de signos y señales que se dan en la cabina de vuelo, que son las siguientes:
* A los 10.000 pies de altitud de cabina, se encienden las señales de “Cinturones” (Fasten Seat Belt) y “No fumar” (No Smoking).
* A los 11.300 pies de altitud de cabina, se encienden todas las luces del avión al máximo, y se iluminan los letreros de las salidas.
* A los 14.000 pies de altitud de cabina, bajan las mascarillas y los sobrecargos debemos tomar el micrófono y dar comandos repetitivos en inglés y en español sobre la utilización de las mismas.
Cuando esto ocurre, la tripulación debe:
* Contactar con la cabina de pilotos (indispensable para saber si se encuentran vivos y alerta)
* Utilizar el Oxígeno.
* Informar a los pasajeros sobre el uso del Oxígeno.
* Si es posible, asegurar la cabina, permaneciendo siempre bajo la utilización del sistema de oxígeno portátil con el que contamos en el avión (botellas de O2)
Despresurización Rápida o Explosiva: los efectos que pueden observarse en cabina son los siguientes:
* Disminución de la temperatura (la tendencia de la temperatura de cabina será de igualarse con la temperatura exterior).
* Aparición de niebla por condensación
* Ruido intenso (las dos masas de aire, interior y exterior, hacen contacto)
* Succión de objetos y partes internas de avión (los objetos vuelan, los paneles pueden soltarse)
También se producen unos efectos fisiológicos, que hay que tener en cuenta:
* Hipoxia (disminución de oxigeno en la sangre)
* Hipotermia.
* Expansión de gases.
* Taponamiento de los oídos.
Cuando se dé el caso de una despresurización explosiva, la tripulación debemos actuar de la siguiente forma:
* Tomar una mascarilla de Oxígeno cercana y ponérsela.
* Si estamos dando el servicio, bloquear los carros y, simultáneamente, agarrar una mascarilla de Oxígeno y usarla hasta que se nos comunique que es seguro retirársela.
* Sujetarse a un objeto fijo del avión para evitar ser succionados fuera del avión.
* Si es posible, gritar las siguientes instrucciones a los pasajeros: “Tiren de una mascarilla, póngansela sobre nariz y boca y respiren” y “Pull a mask down, fit it over nose and mouth and breathe normally”.
El procedimiento que seguirán los pilotos será un descenso de emergencia, que durará un máximo de 5 minutos volando a altitud máxima.
Los tripulantes y pasajeros debemos permanecer sentados, con cinturones de seguridad abrochados y con la mascarilla de Oxígeno puesta y gritando las indicaciones a nuestros pasajeros constantemente.
Las acciones siguientes de los auxiliares de vuelo serán:
* Levantarse, moverse en cabina utilizando las mascarillas de Oxígeno que sobran (mask to mask) hasta alcanzar las botellas de Oxígeno.
* Chequear en cabina a los pilotos, a los demás auxiliares, a los pasajeros y que no haya nadie en los lavabos. Si hay personas que no tengan la mascarilla colocada, se le pondrá.
* Chequear que no haya fuego o humo.
* Chequear los galleys.
* El sobrecargo informa al capitán sobre el estado de la tripulación, los pasajeros y el avión.
* Los sobrecargos evitarán que los pasajeros se queden cerca de las puertas, porque debido a la disminución de la presión se podrían abrir desde el interior.





Recalco lo indispensable que es poner suma atención a la demostración de seguridad que los sobrecargos damos antes de emprender el vuelo. Éstas indicaciones no son un simple capricho, son medidas preventivas en caso de que alguna eventualidad suceda a bordo y tanto pasajeros como tripulantes, seamos capaces de sobrevivir a ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu comentario