ANÁLISIS DE ACCIDENTES AÉREOS

11-S


Los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron una serie de atentados terroristas suicidas cometidos aquel día en los Estados Unidos de Norteamérica por miembros de la red yihadista llamada Al-Qaeda mediante el secuestro de aeronaves de líneas aéreas comerciales para ser impactados contra varios objetivos y que causaron la muerte a cerca de 3000 personas y heridas a otras 6000, así como la destrucción del entorno delWorld Trade Center en Nueva York y graves daños en el Pentágono en el Estado de Virginia, siendo el episodio que precedería a la guerra de Afganistán y la guerra de Irak y a la adopción por el gobierno estadounidense y aliados de la política denominada de Guerra contra el terrorismo.




Los atentados fueron cometidos por diecinueve miembros de la red de extremistas de Al-Qaeda divididos en cuatro grupos de secuestradores, cada uno de ellos con un terrorista piloto que se encargaría de pilotar el avión una vez reducida la tripulación de la cabina. Los aviones de los vuelos 11 de American Airlines y 175 de United Airlines fueron los primeros en ser secuestrados siendo ambos estrellados contra las dos torres gemelas del World Trade Center, el primero contra la torre Norte, el segundo poco después contra la Sur, provocando que ambos rascacielos se derrumbaran en las dos horas siguientes.




El tercer avión secuestrado pertenecía al vuelo 77 de American Airlines y fue empleado para ser impactado contra el Pentágono, en Virginia. El cuarto avión, perteneciente al vuelo 93 de United Airlines, no alcanzó ningún objetivo al resultar estrellado en campo abierto, cerca de Shanksville, en Pensilvania, tras perder el control en cabina como consecuencia del enfrentamiento entre los pasajeros y tripulantes con el comando terrorista.




Los atentados causaron más de 6.000 heridos, la muerte de 2.973 personas y la desaparición de otras 24, resultando muertos igualmente los 19 terroristas.
Los atentados, que fueron condenados inmediatamente como horrendos ataques terroristas, por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se caracterizaron por el empleo de aviones comerciales como armamento, provocando una reacción de temor generalizado en todo el mundo y particularmente en los países occidentales, que alteró desde entonces las políticas internacionales de seguridad aérea.

Línea de tiempo del 11-S

El horario está establecido según la hora local de verano en el Este de los Estados Unidos (EDT). Para establecer el tiempo universal (UTC) deben sumarse cuatro horas a la hora local.
  • 08.00: el vuelo 11 de American Airlines, un Boeing 767 con 92 personas a bordo, despega del Aeropuerto Internacional Logan de Boston hacia Los Ángeles.
  • 08.14: el vuelo 175 de United Airlines, un Boeing 767 con 65 personas a bordo, despega del Aeropuerto Internacional Logan de Boston hacia Los Ángeles.
  • 08.19: La Sobrecargo de nombre Betty Ong del vuelo 11 de American Airlines se comunica con la oficina de reservas de la compañía para informar que el avión parece estar siendo secuestrado.
  • 08.21: el vuelo 77 de American Airlines, un Boeing 757 con 64 personas a bordo, despega del Aeropuerto Internacional Dulles de Washington DC hacia Los Ángeles.
  • 08.37: la FAA (La Administración Federal Aeronáutica) notifica al NORAD (North American Aerospace Defense Command, Mando de Defensa Aérea de América del Norte) que existe una sospecha de secuestro del vuelo 11 de American.
  • 08.41: el vuelo 93 de United Airlines, un Boeing 757 con 44 personas a bordo, despega del Aeropuerto Internacional de Newark hacia San Francisco.
  • 08.46.30: el vuelo 11 de American se incrusta por completo en la Torre Norte del World Trade Center (WTC).
  • 09.02.59: el vuelo 175 de United embiste la Torre Sur del World Trade Center. El suceso es cubierto en directo por diversas cámaras de televisión que enfocaban a las Torres Gemelas a causa de la densa humareda que surgía de la Torre Norte.
  • 09.03: la FAA notifica al NORAD [North American Aerospace Defense Command: Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial] que existe una sospecha de secuestro del vuelo 175 de United.
  • 09.07: el Jefe de Empleados de la Casa Blanca avisa al presidente George W. Bush que embistieron la segunda torre y que Estados Unidos se encuentra bajo ataque. El presidente se encontraba reunido con unos niños de una escuela primaria de Sarasota (Florida).
  • 09.08: la FAA prohíbe todos los despegues que se dirijan hacia o pasen sobre el espacio de Nueva York.
  • 09.10-09.25: Richard Clarke, encargado de la oficina anti-terrorista, organiza una video conferencia desde la Casa Blanca entre los más altos jefes militares para organizar la respuesta.
  • 09.21: se cierran todos los túneles y puentes de la isla de Manhattan.
  • 09.26: la FAA prohíbe el despegue de todos los aviones civiles.
  • 09.31: el presidente George W. Bush pronuncia un discurso en la escuela primaria en la que se encuentra, informando que se trata aparentemente de un acto terrorista.
  • 09.34: la FAA notifica al NORAD que existe una sospecha de secuestro del vuelo 77 de American.
  • 09.34: el presidente George W. Bush sale de la escuela primaria de Sarasota hacia el aeropuerto.
  • 09.37.46: el vuelo 77 de American se estrella contra el Pentágono.
  • 09.45: la FAA, (con órdenes del Presidente) ordena a todos los aviones en vuelo aterrizar inmediatamente en el aeropuerto más cercano.
  • 09.48: el Congreso y la Casa Blanca son evacuados.
  • 09.57: el presidente Bush abandona Florida.
  • 09.59: se derrumba la Torre Sur.
  • 10.03.11: el vuelo 93 de United cae en un campo abierto en Shanksville, Pensilvania. Al parecer, se habría producido una lucha entre la tripulación y los pasajeros con los secuestradores para retomar el control del aparato.
  • 10.06: la FAA notifica al NORAD que existe una sospecha de secuestro del vuelo 93 de United.
  • 10.28: cae la Torre Norte.
  • 11.04: el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York es evacuado.
  • 11.45: el presidente Bush aterriza en la base aérea Barksdale en Luisiana.
  • 13.04: el presidente Bush declara “Alerta Máxima” en todo el mundo y se dirige a la nación a través de los medios de comunicación desde la base aérea Barksdale.
  • 13.37: El Presidente Bush deja en Air Force One, la base Barksdale.
  • 14.51: la Marina envía destructores misilísticos a Nueva York.
  • 15.07: El Presidente Bush aterriza en la base aérea Offutt en Nebraska.
  • 16.36: El presidente Bush deja en Air Force One, la base Offutt y ordena ser llevado a la Casa Blanca.
  • 17.25: Se derrumba el edificio 7 de 47 pisos del World Trade Center.
  • 19.00: El Presidente Bush llega a la Casa Blanca.
  • 20.30: El presidente Bush habla a la nación desde el Despacho Oval, en la Casa Blanca.



Impacto del 11 de septiembre en la economía

La economía estadounidense entró en una fase de recesión desde 2001 como resultado de la inseguridad y la desconfianza creciente en la seguridad del mundo occidental después de una década de crecimiento prácticamente ininterrumpido, a pesar de que la actividad económica ya había mostrado señales de agotamiento desde 1998, efecto de la crisis asiática, con la pérdida de más de un millón de empleos en el sector industrial entre los años 1999 y 2000.
Los ataques terroristas agravaron la situación al reducirse fuertemente el consumo como consecuencia del estado de psicosis de la población, que evitaba visitar sitios concurridos o viajar. El sector aéreo fue uno de los más afectados, pues la demanda de vuelos comerciales se redujo drásticamente, debido sobre todo al temor de que se repitieran las acciones terroristas, y también a la resistencia del público a someterse a las medidas rigurosas de seguridad en los aeropuertos. En un intento por aliviar esta situación, el Congreso aprobó un paquete financiero de 15,000 millones de dólares para el sector aéreo, en tanto que el gobierno de George W. Bush adelantó un recorte adicional de los impuesto para revitalizar el consumo; esta medida tuvo efectos negativos en el presupuesto, ya de por si mermado por los gastos de la guerra.
El atentado terrorista a los Estados Unidos de Norteamérica marcó el trágico inicio de esta primera década del siglo XXI en el que claramente el desafío de las generaciones próximas es establecer la paz del mundo y la recuperación económica, social, política, entre otras, de nuestro planeta.



Vuelo 175 de United Airlines

El vuelo United Airlines 175 era un vuelo regular doméstico de pasajeros de EE.UU con origen el Aeropuerto Internacional de Boston en Boston y destino el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. El vuelo fue secuestrado por cinco miembros de al-Qaeda-asociación Islamista de terroristas la mañana del 11 de septiembre de 2001, y volando hasta su posterior impacto, hacia la torre Sur del World Trade Center en Nueva York como parte de los ataques del 11 de septiembre. Los secuestradores entraron a la fuerza en la cabina de mando, tras unos 20 minutos de vuelo, interrumpiendo desde ese momento el control del piloto y del primero de a bordo. Marwan al-Shehhi, quien había recibido instrucción de piloto, tomó los controles de la aeronave. Los controladores de tráfico aéreo, supusieron que pasarían por algún problema técnico, y, que a raíz de ello, se debía el corte en las comunicaciones. Algunos pasajeros y parte de la tripulación a bordo, efectuaron llamadas telefónicas desde el avión, para proporcionar información, acerca de los secuestradores; así como de los pasajeros y tripulación heridos.






El avión se estrelló en la Torre Sur del World Trade Center a las 9:03, matando a las 65 personas, incluidos los secuestradores. El vuelo secuestrado 175, fue coordinado con el vuelo American Airlines 11, el cual había impactado en la Torre Norte diecisiete minutos antes. El impacto del United 175 en la Torre Sur, fue el único que se pudo ver en directo en todo el mundo cuando ocurrió. Fue la pérdida del vuelo 175 lo que hizo al mundo darse cuenta de que el accidente de ambos aviones en el World Trade Center, había sido un movimiento programado. El impacto y el posterior fuego en la Torre Sur, provocaron su derrumbe, 59 minutos más tarde, ocasionando miles de muertos. Durante las labores de rescate y recogida de escombros en el lugar donde antes reposaban las torres del World Trade Center, los trabajadores hallaron e identificaron partes de las víctimas del vuelo 175, pero muchos otros miembros corporales, nunca pudieron ser identificados.




Antecedentes

El grupo de secuestradores del vuelo United Airlines 175 estaba liderado por Marwan al-Shehhi, nacido en los Emiratos Árabes Unidos. Shehhi obtuvo la licencia de piloto comercial durante un entrenamiento en el sur de Florida, al igual que el secuestrador y cabecilla del ataque, que pilotó el vuelo American Airlines 11, Mohamed Atta. El grupo de secuestradores del vuelo 175 incluía a Fayez Banihammad, de EAU, y tres saudies: Hamza al-Ghamdi, Ahmed al-Ghamdi, y Mohand al-Shehri. El 13 de agosto de 2001, Marwan al-Shehhi adquirió dos cuchillos de bolsillo de unos 10 cm, en una tienda de deportes autorizada, en Boynton Beach, Florida, mientras que Banihammad compró dos sets de cuchillos en un Wal-Mart, y Hamza al-Ghamdi compró una navaja multiusos del tipo Leatherman Wave.
A comienzos de septiembre de 2001, los secuestradores del vuelo 175 llegaron a Boston desde Florida. Hamza al-Ghamdi y Ahmed al-Ghamdi llegaron juntos el 7 de septiembre, y se registraron en el Charles Hotel en Cambridge, Massachusetts. Al día siguiente, se trasladaron al Days Inn Hotel en Boston. Fayez Banihammad voló de Florida a Boston, junto con Mohand al-Shehri, el 8 de septiembre, y se registraron el mismo día en el Milner Hotel en Boston. Marwan al-Shehhi llegó a Boston el 9 de septiembre, y se alojó en el Milner Hotel donde compartió habitación con Mohamed Atta.

El vuelo

El United Airlines 175 de ese día era un avión del tipo Boeing 767-222, con registro N612UA y capacidad para 168 pasajeros. El 11 de septiembre de 2001, el vuelo sólo iba a transportar a 56 pasajeros, así como a 9 miembros de la tripulación, que representaban el 33 por ciento de ocupación — una ocupación significativamente inferior, respecto al 49 por ciento registrada en los meses precedentes al 11 de septiembre. Los nueve miembros de tripulación incluían al piloto Victor Saracini, Primer Oficial Michael Horrocks, y a los asistentes de vuelo Robert Fangman, Amy Jarret, Amy King, Kathryn Laborie, Alfred Marchand, Michael Tarrou, y Alicia Titus.
Embarque
Después de pagar la factura del Days Inn Hotel, un taxi llevó a Hamza al-Ghamdi y a Ahmed al-Ghamdi al Aeropuerto Internacional de Boston. Ahmed al-Ghamdi y Hamza al-Ghamdi llegaron al mostrador de facturación de United Airlines a las 6:20 hora del Este (UTC -5:00), donde Ahmed al-Ghamdi facturó dos bolsas. Ambos secuestradores dijeron que querían adquirir su tarjeta de embarque pensando que lo que realmente tenían eran unos pedazos de papel. Tuvieron algún problema para contestar las preguntas de seguridad estándar, así que el agente del mostrador se vio obligado a repetirles las preguntas muy despacio, hasta que ambos dieron las respuestas correctas. El piloto del secuestro, Marwan al-Shehhi, facturó una maleta a las 6:45, y los secuestradores restantes, Fayez Banihammad y Mohand al-Shehri, facturaron a las 6:53. Banihammad facturó dos maletas. Ninguno de los secuestradores fue seleccionado para un examen extra por el sistema informático asistido de preselección de pasajeros(CAPPS).






El vuelo, que tenía prevista su salida para las 8:00, comenzó el retroceso a las 7:58 de la puerta 19 en la Terminal C, y despegó a las 8:14.A las 08:33, alcanzaba la altitud de crucero de 31,000 pies (10.000 m de altura), momento en el cual el servicio de a bordo comenzó a funcionar. A las 8:37, los controladores aéreos preguntaron a los pilotos del vuelo 175 si podían ver al American Airlines 11. La tripulación respondió que tenían al American 11 localizado a 29.000 pies, y los controladores dieron orden al vuelo 175, para que virase y esquivase a este avión. Los pilotos declararon que habían escuchado una transmisión sospechosa antes del despegue. “Sonaba como si alguien nervioso hubiese cogido el micrófono, y, hubiese pedido a la gente que se mantuviese en sus asientos” declaró la tripulación del vuelo. Esta fue la última transmisión del vuelo 175.
Secuestro
El secuestro del vuelo 175 ocurrió entre las 8:42 y las 8:46. A las 8:47, el código de transpondedor cambió una vez, pero volvió a modificarse antes de un minuto, y comenzó a desviarse de su curso programado. Pero, los controladores del vuelo, decidieron no notificarlo hasta unos minutos más tarde: a las 8:51. A diferencia del American Airlines 11, que había desconectado su transpondedor, los datos del vuelo 175 se mantuvieron completamente representados. Además, a las 8:51, el vuelo 175 modificó su altitud. Durante los siguientes tres minutos, el controlador intentó, de manera infructuosa, contactar con el vuelo 175; lo que le hizo desviar a traficos cercanos de las proximidades del vuelo 175.
Al cabo de este tiempo, el vuelo 175 estuvo a punto de colisionar en el aire con el vuelo 2315 de Delta Airlines, quedando reflejado que el avión pasó a sólo 200 pies, mientras el controlador aéreo, Dave Bottiglia intentó desesperadamente que el Delta 2315 efectuase una maniobra evasiva. Bottiglia fue la primera persona en el centro de control, en darse cuenta de que el vuelo 175 se encontraba bajo secuestro cuando le dio instrucciones para que virara sin resultado alguno. El vuelo 175 no respondió, en lugar de ello, aceleró y se fue directo al vuelo Delta Air Lines 2315. El controlador ordenó al piloto de Delta: “Efectúe la maniobra evasiva que considere necesaria. Tenemos un avión que no sabemos que está haciendo. Ninguno de sus movimientos.”Momentos antes de la colisión del vuelo 175, evitó una colisión con el vuelo 7 de Midwest Express.16
A las 8:55, un supervisor del centro de control aéreo de Nueva York, notificó al jefe del centro de operaciones que el vuelo 175 se consideraba secuestrado, y David Bottiglia, quien siguió la pista del vuelo 175, hizo la siguiente observación: “Nosotros debemos tener un secuestro allí arriba, dos para ser exactos.” A las 8:58, el avión puso rumbo a la ciudad de Nueva York, y pasó por debajo de los 28.500 pies sobre New Jersey. Desde este momento, a las 8:58 aproximadamente, cuando Shehhi completó el viraje hacia la ciudad de Nueva York hasta el momento del impacto, efectuó una bajada en picado con motores, descendiendo más de 24.000 pies en 4 minutos y 40 segundos, alcanzando una media de descenso de más de 5.000 pies por minuto. El controlador aéreo de Nueva York, Dave Bottiglia, notificó que él y sus compañeros “hemos hecho el cálculo de altitudes y ellos están descendiendo, directo a tierra, a 10.000 pies por minuto. Esto es absolutamente inaudito para un avión comercial.”
Llamadas
El tripulante de vuelo Robert Fangman, así como dos pasajeros (Peter Hanson y Brian David Sweeney) efectuaron llamadas telefónicas desde el vuelo 175 de United Airlines, haciendo uso de los teléfonos GTE de la aeronave, situados en la cola del avión. La grabación del teléfono, indicó que Garnet Bailey efectuó cuatro llamadas telefónicas, intentando localizar a su mujer.
El tripulante de vuelo, Robert Fangman, llamó a la oficina de United Airlines en San Francisco a las 8:52, y habló con Marc Policastro. Fangman confirmó el secuestro, y dijo que los secuestradores probablemente estaban pilotando el avión. También dijo que ambos pilotos habían sido asesinados, y que otro tripulante de vuelo, había sido acuchillado. Después de 1 minuto y 15 segundos, la llamada se cortó. Policastro intentó reiteradas veces contactar con la cabina, mediante mensajes, usando el sistema ACARS.
Brian David Sweeney intentó llamar a su esposa a las 8:58, pero finalmente le dejó un mensaje diciéndole que el avión había sido secuestrado. Después llamó a sus padres a las 9:00, y habló con su madre, Louise. Sweeney contó a su madre lo del secuestro, y mencionó que los pasajeros estaban considerando entrar a la fuerza en la cabina y tomar el control del avión.
A las 8:52, Peter Hanson llamó a su padre, Lee Hanson, que se encontraba en Easton, Connecticut, contándole lo del secuestro. Hanson viajaba con su mujer, Sue, y su hija de dos años y medio, Christine. Entre susurros, Hanson dijo que los secuestradores habían tomado la cabina, que un auxiliar de vuelo había sido acuchillado, y que probablemente, habría algún muerto en la parte dellantera del avión. También dijo que el avión estaba volando de manera irregular. Hanson preguntó a su padre si podría contactar con United Airlines, pero Lee no lo pudo hacer, así que en lugar de eso, llamó a la policía.
Peter Hanson llamó por segunda vez a su padre a las 9:00: “Esto está cada vez peor, papá. Una sobrecargo ha sido acuchillada. Parece que tienen cuchillos y una maza. Dicen que tienen una bomba. Lo estamos pasando muy mal en el avión. Los pasajeros están vomitando o tienen náuseas. El avión sufre muchas sacudidas. Creo que el piloto no está manejando el avión. Creo que estamos descendiendo. Creo que intentan volar hasta Chicago o algún lugar parecido y volamos entre edificios. No te preocupes, papá. Si algo ocurre, será muy rápido…Oh Dios mío…, oh Dios mío, oh Dios mío.”
Impacto
A las 9:01, dos minutos antes del impacto, el United Airlines 175 continúa su descenso hacia el Lower Manhattan, el centro de Control de Nueva York, alerta de otro vuelo bajo, que según el monitor ha efectuado un circuito por New Jersey, luego sobre Staten Island y por el Embarcadero de Nueva York en los últimos segundos.
El vuelo 175 se estrella en la parte sur de la Torre 2 del World Trade Center (Torre Sur) a las 9:03:02, volando a aproximadamente 545 mph (975 km/h) e impactando entre las plantas 77 y 85 con aproximadamente 40.000 L de combustible.13 21 A bordo viajaban 56 pasajeros (incluyendo a los cinco secuestradores) y nueve miembros de la tripulación, ninguno de ellos sobrevive. Cientos de personas más murieron en la torre y sus alrededores, presa de las explosiones, los incendios y el derrumbe del edificio. Alrededor de 600 personas murieron instantáneamente o quedaron atrapadas en los pisos superiores al impacto en la Torre Sur.
Según los testigos, así como lo que se ve en el video, el avión parece efectuar un viraje a la izquierda, según parece el avión podría estar esquivando el edificio en los segundos finales; o, simplemente, intentaba colapsar un mayor número de plantas gracias a las alas. En el momento del golpe, el avión estaba escorado a la izquierda. Los asientos del lateral izquierdo, fueron, después de todo, los que tuvieron una mejor panorámica de la aproximación a las torres, que terminó con un fogonazo en el momento final del vuelo.
Las imágenes del accidente fueron tomadas en video desde diversos puntos bien localizados, que incluían, desde la televisión retransmitiendo en directo, a videos amateur; mientras que aproximadamente 100 cámaras tomaban instantáneas, momentos antes del impacto. Una de las fotos más esclarecedoras, fue la que hizo Carmen Taylor desde el piso superior de el Ellis Island Ferry amarrado en Battery Park. Las imágenes en video, aparecieron durante todo el día en todos los programas informativos, que lo pusieron un sinfín de veces, aunque en los siguiente días, se establecieron restricciones en la distribución de este documento.







Derrumbe
Al contrario que en la Torre Norte, una de las tres escaleras se hallaba intacta tras el impacto del vuelo 175 en la Torre Sur. Tan sólo 18 personas consiguieron pasar por esta escalera y salir sanos y salvos antes del derrumbe. Una de estas personas fue Stanley Praimnath, quien estaba en la planta 81 y fue testigo directo de cómo el vuelo 175 iba directo a donde estaba él. Una de las alas, acabó en el interior de su oficina. Algunas personas por encima de la zona de impacto ascendieron al tejado del edificio, a la espera de que algún helicóptero les rescatase. Sin embargo, las puertas de acceso al tejado estaban cerradas. En cualquier caso, el espeso humo y el intenso calor impedían cualquier intento de aterrizaje de un helicóptero. La torre Sur se derrumbó a las 9:59:04 después de arder durante 56 minutos.

Consecuencias

Algunos restos del avión, fueron recuperados en los alrededores, incluyendo el tren de aterrizaje hallado en el tejado de un edificio que hacía esquina entre West Broadway y Park Place, un motor fue localizado en la calle Church & Murray, y una sección del fuselaje acabó en la parte superior del número 5 de World Trade Center.
Durante el proceso de recogida, pequeños fragmentos fueron identificados como de pasajeros del vuelo 175, incluyendo un hueso de 15 cm que correspondía a Peter Hanson, y un pequeño fragmento de hueso de Lisa Frost. Los restos de muchos otros pasajeros del vuelo 175 nunca fueron recuperados.
Poco después del accidente, el número de vuelo para futuros vuelos en la misma ruta, fue cambiado de vuelo 175 a vuelo 1525 por respeto a quienes murieron en el ataque. Desde entonces, United Airlines ha renumerado y reconfigurado los horarios de todos sus vuelos de Boston a Los Ángeles, y ninguno de sus vuelos de las mañanas sale a las 8:00, hora del Este (13:00 UTC). Desde septiembre de 2007, este vuelo ha sido renombrado como vuelo 162, y se opera con aviones Boeing 757-200.


Vuelo 11 de American Airlines

El vuelo 11 de American Airlines del 11 de septiembre de 2001 fue uno de los secuestrados por un comando terrorista de Al Qaeda durante aquella jornada de atentados en los Estados Unidos. El avión fue utilizado por sus secuestradores para atacar la torre norte del World Trade Center, en Nueva York.
El vuelo operaba entre el Aeropuerto Internacional Logan en Boston, Massachusetts, y el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. El avión fue secuestrado por cinco hombres durante los primeros 15 minutos de vuelo, tras herir, por lo menos, a tres personas e introducirse en la cabina de vuelo reduciendo al piloto y al copiloto. Mohamed Atta, uno de los terroristas, que había sido entrenado como piloto de aviación a tal efecto, tomó el control de la aeronave, y desvió su ruta sin que los controladores de tráfico aéreo se percataran de la situación hasta que advirtieron que el personal de tripulación había dejado de contestar a sus mensajes y que Atta, equivocadamente, transmitiera varios anuncios de tráfico. Desde el propio avión, dos auxiliares de vuelo contactaron con American Airlines y proporcionaron información sobre los secuestradores, el estado de los pasajeros y la tripulación.





El avión fue estrellado contra la torre norte del World Trade Center a las 08:46 horas. Como consecuencia del impacto, fallecieron las 92 personas a bordo, incluyendo a los secuestradores. Entre los testigos presenciales del ataque, Jules Naudet captó desde la calle la secuencia con su cámara de vídeo, que fue luego empleada por las agencias de noticias para informar del hecho, que en los primeros momentos se especuló con que pudiese tratarse de un accidente. La fuerza del impacto y el fuego subsecuente causado por la explosión del combustible de la aeronave afectaron hasta tal punto la estructura del edificio, que causaron al poco tiempo su colapso, atrapando en su interior a miles de personas que trataban de huir y a decenas de miembros de los servicios de rescate.




Durante los trabajos de desescombro en el emplazamiento del World Trade Center que se realizaron en las semanas siguientes, el personal de rescate logró recuperar e identificar los restos mortales de las víctimas del vuelo 11, aunque muchos de los fragmentos corporales no pudieron ser identificados.

Vuelo

El avión del vuelo 11 de American Airlines era un Boeing 767-223ER, con la matrícula N334AA. La capacidad de la aeronave era de 158 pasajeros, pero el 11 de septiembre la nave llevaba únicamente 81 pasajeros y 11 miembros de la tripulación. A pesar de que era una carga liviana con un porcentaje de 51% de capacidad, el factor promedio de carga del vuelo 11 en las mañanas del día martes era de 39% durante los meses anteriores al 11 de septiembre. Los 11 miembros de la tripulación incluían el piloto John Ogonowski, el copiloto Thomas McGuinness, y los auxiliares de vuelo, Barbara Arestegui, Jeffrey Collman, Sara Low, Karen Martin, Kathleen Nicosia, Betty Ong, Jean Roger, Dianne Snyder, y Madeline Sweeney.
Embarque
Mohamed Atta, el líder táctico de los ataques, y su colega, el secuestrador Abdulaziz al-Omari, llegaron al aeropuerto Portland International Jetport a las 05:40 UTC-5, el 11 de septiembre de 2001. Ambos tomaron el vuelo 5930 de la aerolínea Colgan Air, que tenía programado partir a las 06:00 de Portland, Maine hacia Boston, Massachusetts. Los secuestradores tenían billetes aéreos en primera clase con un vuelo con conexión a Los Ángeles, California. Atta facturó dos maletas y al-Omari ninguna. Cuando se registraron en el aeropuerto, el sistema informatizado de preselección de pasajeros (CAPPS) seleccionó a Atta para una inspección adicional de su equipaje, pero embarcó sin ningún problema. El vuelo de Portland salió puntual y llegó a Boston a las 06:45. Otros tres secuestradores, Waleed al-Shehri, Wail al-Shehri, y Satam al-Suqami, llegaron al aeropuerto Logan a las 06:45, y abandonaron un automóvil alquilado en las instalaciones de estacionamiento del aeropuerto. A las 06:52, Marwan al-Shehhi, el secuestrador que pilotó el vuelo 175 de United Airlines, realizó una llamada desde un teléfono público en el aeropuerto Logan al teléfono móvil de Atta.




Atta y al-Omari se registraron y pasaron por el control de seguridad en Boston, debido a que no se les entregó los billetes de embarque para el vuelo 11 en Portland. En el apresurado registro después del vuelo de Portland, los agentes aéreos no embarcaron las maletas de Atta en el vuelo 11. Suqami, Wail al-Shehri, y Waleed al-Shehri también se registraron para el vuelo en Boston. Wail al-Shehri y Suqami, facturaron una maleta cada uno; Waleed al-Shehri no facturó ninguna maleta. El sistema CAPPS seleccionó a los tres secuestradores para una detallada revisión de equipaje. El sistema de revisión CAPPS estaba diseñado únicamente para examinar el equipaje, y por esta razón los tres secuestradores no tuvieron un adicional control de seguridad en el puesto de inspección.
A las 07:40, los cinco secuestradores se encontraban a bordo del vuelo, que tenía programado partir a las 07:45. Mohamed Atta se sentó en clase ejecutiva, en el asiento 8D con Abdulaziz al-Omari en el puesto 8G, y Suqami en el 10B. Waleed al-Shehri y Wail al-Shehri se sentaron en primera clase en los asientos 2B y 2A, respectivamente.El avión rodó por la pista del acceso 26 y despegó del aeropuerto Logan a las 07:59 por la pista 4R, después de una demora de 14 minutos
Muy bien, mi nombre es Betty Ong. Estoy… en el vuelo 11. Nuestro número 1 fue apuñalado. Nuestro auxiliar está apuñalado. Nadie sabe quien apuñaló a quien y tampoco podemos levantarnos e ir hacia la clase ejecutiva en este momento porque nadie puede respirar. Y no podemos entrar en la cabina de vuelo, la puerta no se abre”.
Fragmento de la conversación telefónica de la asistente de vuelo Betty Ong con la línea de emergencia de American Airlines.
Secuestro
La Comisión Nacional sobre los Ataques Terroristas a los Estados Unidos estimó que el secuestro empezó a las 08:14, cuando los pilotos cesaron de responder las solicitudes del control del tráfico aéreo de Boston. A las 08:13:29, el avión sobrepasaba los 26.000 pies (7.900 m) de altitud sobre el centro de Massachusetts, y los pilotos respondieron la solicitud del control de tráfico aéreo de realizar un giro de 20 grados a la derecha. A las 08:13:47, el control de tráfico aéreo pidió a los pilotos que ascendieran a la altitud de crucero de 35.000 pies (11.000 m) pero no obtuvieron respuesta. A las 08:16, el avión se niveló a la altitud de 29.000 pies (8.800 m) y poco tiempo después se desvió de su ruta planificada. El control de tráfico realizó múltiples intentos de comunicación con el vuelo 11, pero no obtuvieron respuesta, y a las 08:21, el vuelo paró de transmitir la señal en modo C del transpondedor.
De acuerdo con las auxiliares de vuelo, Madeline Sweeney y Betty Ong, quienes contactaron con American Airlines, los secuestradores apuñalaron a las asistentes de vuelo Karen Martin y Barbara Arestegui, y acuchillaron en la garganta al pasajero Daniel Lewin.Lewin, un empresario de Internet, sirvió en el pasado como oficial en la unidad de élite Sayeret Matkal de las Fuerzas de Defensa Israelíes.Lewin estaba sentado en el asiento 9B, y Suqami estaba sentado en el asiento de atrás, el 10B.La Comisión Nacional sobre Ataques Terroristas sugirió que posiblemente Suqami apuñaló y asesinó a Lewin después de que él intentara evitar el secuestro. Durante una llamada de cuatro minutos con el centro de operaciones de American Airlines, Ong informó sobre la falta de comunicación con la cabina de vuelo, la falta de acceso a la cabina de vuelo, y las heridas de los pasajeros. Además indicó los números de asiento que fueron asignados a los secuestradores, lo cual permitió más tarde a los investigadores conocer sus identidades.





A las 08:23:38, Atta intentó realizar un anuncio a los pasajeros, pero presionó el botón equivocado y envió un mensaje al control del tráfico aéreo. Los controladores de tráfico aéreo de Boston escucharon el mensaje de Atta, «Tenemos algunos aviones, permanezcan en silencio y estarán bien. Estamos regresando al aeropuerto». A las 08:24:56, el anunció, «Que nadie se mueva. Todo va bien. Si intentan realizar algún movimiento, se pondrán en peligro a ustedes mismos y al avión. Permanezcan en silencio». Como antes, Atta pensaba que estaba comunicándose únicamente con los pasajeros, pero su voz fue recogida y grabada por los controladores de tráfico aéreo. Después de las transmisiones de Atta y la imposibilidad de contactar con el avión comercial, los controladores de tráfico aéreo de Boston se dieron cuenta que el avión había sido secuestrado. Posteriormente, los controladores de vuelos discutieron acerca del significado de esta frase e intentaron descifrar si Atta indicaba que había más aviones secuestrados. A las 08:26, el avión giró en dirección sur. A las 08:32, el centro de comando de la Administración Federal de Aviación (FAA) en Herndon, Virginia, notificó a la sede central de la FAA.
A las 08:33:59, Atta anunció: Por favor, que nadie se mueva, estamos regresando al aeropuerto, no intenten ningún movimiento estúpido.
A las 08:37:08, los pilotos del vuelo 175 de United Airlines verificaron la ubicación y dirección del vuelo 11 a los controladores de tráfico aéreo. Los controladores de tráfico aéreo de Boston evadieron los protocolos estándares, y se comunicaron directamente con el Comando de Defensa Aéreo Norteamericano (NORAD), específicamente con la sucursal del Sector Noreste de Defensa Aérea (NEADS) en Roma, Nueva York. NEADS pidió dos aviones caza F-15 de la base aérea nacional Otis Air, en Falmouth, Massachusetts para que interceptaran el vuelo 11. Los oficiales en Otis perdieron algunos minutos al intentar conseguir la autorización para que los cazas despegaran. El vuelo 11 hizo un giro final hacia Manhattan a las 08:43. La orden de despachar los aviones F-15 en Otis fue concedida a las 08:46, y los cazas despegaron a las 08:53. En ese momento, el vuelo 11 de American Airlines ya se había estrellado contra la torre norte del World Trade Center. De los cuatro aviones secuestrados el 11 de septiembre, los nueve minutos de notificación adelantada sobre el secuestro del vuelo 11 fue la mayor cantidad de tiempo que NORAD tuvo para responder antes que el avión chocara contra su objetivo.
Impacto
A las 08:46:40, los secuestradores estrellaron deliberadamente el vuelo 11 en la fachada norte de la torre norte (torre 1) del World Trade Center. El avión viajaba a una velocidad de 750 (km/h) y transportaba alrededor de 38.000 litros de combustible. El impacto ocurrió entre los pisos 93 y 99 de la torre norte. David Angell, el creador y productor ejecutivo de la serie televisiva Frasier, junto a su esposa la actriz Berry Berenson estuvieron entre los pasajeros que fallecieron. En total, las 92 personas que estaban a bordo del avión murieron.
Algunos testigos que vieron al avión volar a baja altitud sobre Manhattan antes del choque pensaron que el avión estaba en peligro. El daño causado a la torre norte, destruyó las posibilidades de cualquier tipo de escape para la gente que se encontraba en los pisos sobre la zona de impacto. Todos los conductos de escaleras y elevadores desde el piso 92 hacia arriba se volvieron intransitables, y quedaron atrapados 1.344 personas. De acuerdo con el informe de la comisión sobre los ataques terroristas a los Estados Unidos, cientos de individuos murieron instantáneamente por el impacto, el resto de personas quedaron atrapadas y fallecieron por el subsecuente incendio y humo, también por el colapso final de la torre norte, o en algunos casos, después de saltar del edificio. Por lo menos un conducto para ascensores transportó combustible en proceso de combustión hacia los niveles inferiores, y explotó en los niveles 77, 22 y en el vestíbulo del lado oeste.
La cadena de televisión estadounidense CNN interrumpió un anuncio publicitario a las 08:49 con un titular de última hora que titulaba Desastre en el World Trade Center. Carol Lin, que fue la primera periodista en presentar la noticia de los ataques, dijo:
“Sí. Acaba de suceder. Ustedes están viendo obviamente una toma en vivo muy perturbadora, y tenemos informes aún no confirmados que un avión impactó en una de las torres del World Trade Center. La oficina central de CNN, está empezando en este momento a trabajar en esta noticia, obviamente llamando a nuestras fuentes y tratando de determinar exactamente que sucedió, pero claramente algo relativamente devastador está ocurriendo esta mañana en el extremo sur de la isla de Manhattan. Es una vez más, una imagen de una de las torres del World Trade Center”
Posteriormente, en una llamada transmitida en directo por televisión desde la agencia de CNN en Nueva York, Sean Murtagh, el vicepresidente de finanzas de CNN, informó que un avión comercial de gran tamaño que transportaba pasajeros chocó contra el World Trade Center. Finalmente, las otras cadenas de televisión interrumpieron su programación habitual para informar sobre la noticia del impacto. En ese preciso momento, el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, llegaba a la escuela Emma E. Booker Elementary School en Sarasota, Florida con motivo de una visita, cuando uno de sus asistentes le informó del desastre aéreo. El presidente comentó, «Es un error del piloto. Es increíble que alguien hiciera esto. El individuo debe haber tenido un infarto». Las primeras noticias especularon que el impacto había sido accidental, hasta que el vuelo 175 chocó contra la Torre Sur a las 09:03.

Consecuencias

Después del impacto, la torre norte se incendió y colapsó. A pesar de que el impacto causó un extenso daño estructural, el interminable fuego provocado por el combustible fue declarado como la causa principal de los daños estructurales de la torre. Aparte de las víctimas del avión y los ocupantes del edificio, cientos de socorristas murieron cuando la torre colapsó.El banco de inversiones Cantor Fitzgerald, que estaba ubicado en los pisos 101-05 de la torre norte del World Trade Center, perdió 658 empleados, una cantidad considerablemente mayor a la de otros empleadores.
Días después del ataque, los rescatistas descubrieron fragmentos corporales de las víctimas del vuelo 11 en el emplazamiento del World Trade Center. Algunos socorristas encontraron cuerpos atados a los asientos del avión, y también el cuerpo de una auxiliar de vuelo con sus manos atadas, lo cual sugiere que posiblemente los secuestradores pudieron haber utilizado esposas de plástico.
Durante un año, los médicos forenses identificaron los restos mortales de 33 víctimas que estuvieron a bordo del vuelo 11. En 2006, también identificaron fragmentos corporales de otras dos víctimas del vuelo 11 cerca de la Zona cero, entre los que se encontraban los restos de la directora de asistentes de vuelo, Karen Martin.Durante el mes de abril de 2007, los forenses reconocieron otra víctima del vuelo 11 mediante una nueva tecnología de identificación de ADN.También se identificaron los restos mortales de dos secuestradores, que potencialmente podrían pertenecer al vuelo 11, los cuales fueron retirados del área temporal del monumento conmemorativo del 11 de septiembre. No obstante, los restos mortales de los otros secuestradores no han sido identificados y están enterrados en el lugar conmemorativo con las otras víctimas.
El pasaporte de Suqami resistió el impacto y cayó en una calle aledaña. El documento estaba humedecido con combustible, y fue recogido por un transeúnte, que entregó el pasaporte a un detective del cuerpo de policía de Nueva York momentos antes de que la Torre Sur colapsara. Los investigadores recuperaron el equipaje de Mohamed Atta que no fue embarcado en el vuelo. En el equipaje de Atta encontraron el pasaporte y la licencia de conducir de al-Omari, un video de simulación de vuelo para aviones Boeing 757, una navaja plegable, y aerosol de pimienta. En una grabación encontrada meses después en Afganistán, el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, aparentemente se atribuyó el ataque y dijo que el creyó que las torres colapsarían. Las cajas negras pertenecientes al vuelo 11 y al vuelo 175 nunca fueron localizadas.
Después de los ataques, el número de vuelo de la misma ruta y del lugar de despegue fueron cambiados por el vuelo 25 de American Airlines, y además se reemplazó el Boeing 767 con un Boeing 757. Una bandera de los Estados Unidos fue izada en el puente aéreo del aeropuerto Logan que fue utilizado en el vuelo 11 el día de los ataques.

Vuelo 77 de American Airlines

El vuelo 77 de American Airlines fue el tercer vuelo secuestrado como parte de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y fue estrellado deliberadamente contra El Pentágono, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El avión, que cubría el enlace del Aeropuerto Internacional Washington-Dulles, cerca de Washington D. C., y el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles en la ciudad homónima, fue secuestrado por cinco saudíes yihadistas cuando llevaba 35 minutos de vuelo. Los saudíes entraron en la cabina del avión y obligaron a los pasajeros a dirigirse a la parte trasera del mismo. Hani Hanjour, uno de los secuestradores, asumió el control del vuelo como piloto. A escondidas de sus secuestradores, sólo un pasajero logra realizar una llamada a sus familiares contandole lo sucedido.




El avión terminó estrellándose contra la fachada occidental de El Pentágono a las 09:37 horas, provocando la muerte de las 64 personas a bordo (2 pilotos, 4 auxiliares de vuelo y 58 pasajeros), así como de 125 personas en el edificio.
Fueron testigos de ello docenas de personas, y a los pocos minutos los noticieros empezaron a informar al respecto. Asimismo, el impacto generó daños en una buena parte del edificio y ocasionó un incendio, generando el derrumbe parcial del mismo, y que fue combatido por los bomberos durante varios días. La parte reducida a escombros fue reconstruida en 2002, y los trabajadores volvieron a ocuparla el 15 de agosto de ese año. Sin embargo, a pesar de todos los testimonios y evidencias encontradas, aún hoy persisten teorías que apoyan la idea de que lo que se estrelló contra El Pentágono fue un misil, y no un avión.




Las 189 personas que perecieron en el ataque son recordadas en el Pentagon Memorial, adyacente a El Pentágono, un parque de 7.800 m² de superficie con 189 bancos, uno por víctima, organizados de acuerdo al año de nacimiento, esto es, desde 1930 (71 años) hasta 1998 (3 años). La trayectoria del vuelo 77 pasó por lo que es hoy el parque. Todo ello fue abierto al público el 11 de septiembre de 2008.

Secuestradores

Los secuestradores del vuelo 77 fueron dirigidos por el saudí Hani Hanjour, que llegó a Estados Unidos en 1990, y se encargó de pilotar el avión hacia El Pentágono. Entrenó en el CRM Airline Training Center de Scottsdale (Arizona), obteniendo su certificado de piloto comercial de la FAA en abril de 1999. Quiso ser piloto de la aerolínea Saudi Arabian Airlines, pero fue rechazado cuando se presentó a la escuela civil de aviación en Yida en 1999; posteriormente el hermano de Hanjour explicó que, frustrado por no encontrar un empleo, Hanjour «cada vez más volvió su atención hacia los textos religiosos y cintas de casete de los predicadores militantes islámicos». Hanjour abandonó su país natal a finales de 1999, diciendo a su familia que se iba a los Emiratos Árabes Unidos para trabajar en una aerolínea. En lugar de eso, se cree que Hanjour terminó en Afganistán, donde los reclutas de Al Qaeda eran examinados para ver las habilidades especiales con que contaban. Habiendo escogido los miembros de la Célula de Hamburgo, los líderes de Al Qaeda seleccionaron a Hanjour para comandar el cuarto equipo de secuestradores.




El 21 de mayo de 2001, Hanjour alquiló una habitación en Paterson (Nueva Jersey), donde permaneció con los otros secuestradores hasta finales de agosto. Salem al-Hazmi, el último musculoso del 77, arribó al Aeropuerto Internacional John F. Kennedy proveniente de los Emiratos Árabes Unidos el 29 de junio en compañía de Abdulaziz al-Omari, secuestrador del vuelo 11, y permaneció con Hanjour. Hani Hanjour recibió instrucción en tierra y practicó vuelos en el Air Fleet Training Systems de Teterboro y en la Caldwell Flight Academy en Fairfield, ambos en Nueva Jersey. Hanjour abandonó Paterson y llegó al Valencia Motel en Laurel (Maryland) nueve días antes de los atentados, el 2 de septiembre; y mientras permaneció allí, Hanjour y los otros secuestradores entrenaron en el Gold’s Gym de Greenbelt. Un día antes del secuestro completó un vuelo de certificación utilizando un sistema de reconocimiento del terreno para la navegación, en el Congressional Air Charters de Gaithersburg. Ese mismo lunes, Nawaf al-Hazmi, acompañado de otros secuestradores, se registró en el hotel Marriott en Herndon (Virginia).

El vuelo

El avión utilizado en el Vuelo 77 de American Airlines era un Boeing 757 de matrícula N644AA, y conformaban su tripulación el piloto Charles Burlingame, el copiloto David Charlebois, y los auxiliares de vuelo Michele Heidenberger, Jennifer Lewis, Kenneth Lewis, y Renee May. Su capacidad era de 176 pasajeros, pero con 58 viajeros a bordo del avión el 11 de septiembre, el factor de carga era del 33%. Además, los martes eran los días de la semana con menos pasajeros, con el
mismo nivel de factor de carga visto los martes en los tres meses previos al vuelo secuestrado.



Abordaje
En la mañana del 11 de septiembre, los cinco secuestradores llegaron al Aeropuerto Internacional Washington-Dulles, en las afueras de Washington D. C. A las 07:15, Khalid al-Mihdhar y Majed Moqed se registraron en la taquilla de American Airlines para el vuelo 77 y llegaron al puesto de control de seguridad de los pasajeros unos minutos más tarde a las 07:18. Ambos hombres fueron al detector de metales y fueron sometidos a inspección secundaria. Moqed siguió activando la alarma, por lo que se le inspeccionó con una barra manual. Los hermanos al-Hazmi se registraron juntos a las 07:29; Hani Hanjour, en cambio, se registró a solas, y llegó al control de seguridad a las 07:35, seguido de Salem y Nawaf al-Hazmi, este último hizo sonar la alarma del detector de metales. El vigilante del puesto de control nunca pudo resolver qué había activado la alarma. Como se ve en imágenes de seguridad publicadas más tarde, Nawaf al-Hazmi parecía tener un elemento no identificado en su bolsillo trasero, pero los bisturíes de cuatro pulgadas, no obstante, eran permitidos por la FAA como parte del equipaje de mano. Argenbright Security operaba los puestos de control de seguridad del aeropuerto bajo contrato con United Airlines.




Los cinco secuestradores también fueron seleccionados para revisión adicional de su equipaje. En el caso de Hani Hanjour, Khalid al-Mihdhar y Majed Moqed, porque los criterios del Sistema de Preselección de Pasajeros Asistido por Computadora (CAPPS) los seleccionaron para tal fin; mientras que los hermanos al-Hazmi lo fueron por no haber proporcionado información adecuada y ser considerados como sospechosos por el agente de la recepción de la aerolínea. Hanjour, al-Mihdhar y Nawaf al-Hazmi no registraron ningún bolso para el vuelo; el equipaje de Moqed y Salem al-Hazmi se mantuvo con ellos hasta el momento en que abordaron. Para las 07:50, los cinco habían pasado la seguridad del aeropuerto llevando consigo cuchillos y cortadores de cartón, y abordaron el avión, con rumbo a Los Ángeles. En el vuelo, Hani Hanjour estaba sentado al frente en 1B, Salem y Nawaf al-Hazmi estaban sentados en primera clase en los asientos 5E y 5F, Majed Moqed y Khalid al-Mihdhar estaban sentados más atrás en el 12A y 12B, en clase económica. El vuelo estaba programado para partir a las 08:10, pero terminó saliendo con diez minutos de retraso por la puerta D26 de Dulles






Secuestro
La Comisión del 11-S calculó que el vuelo fue secuestrado entre las 08:51 y las 08:54, pocos minutos después de que el primer avión secuestrado se hubiera estrellado contra el World Trade Center en Manhattan a las 08:46. La última comunicación por radio desde la cabina del piloto al control del tráfico aéreo se produjo a las 08:50:51. A las 08:54, el avión comenzó a desviarse de la trayectoria de vuelo asignada, y comenzó a dirigirse hacia el sur. Los secuestradores activaron el piloto automático en dirección a Washington D. C.Alrededor de las 08:56, el avión dio la vuelta y el transpondedor fue desactivado; en ese momento, la FAA era consciente de que había una emergencia a bordo del avión. A esa hora, el vuelo 11 de American Airlines ya había sido estrellado en Nueva York y se sabía que el vuelo 175 de United Airlines había sido secuestrado, unos minutos antes de ser estrellado también contra el World Trade Center. Tras tener conocimiento de este segundo secuestro que involucraba a los aviones de American Airlines, y el secuestro concerniente a United Airlines, el Vicepresidente Ejecutivo de American Airlines, Gerard Arpey ordenó la suspensión de todos los vuelos de la compañía a nivel nacional. El Centro de Control de Tráfico Aéreo de Indianápolis, así como los despachadores de American Airlines, realizaron varios intentos, todos en vano, de contactar con la aeronave. En el momento en que el avión era secuestrado, volaba sobre una zona con limitada cobertura de radar. Con los controladores aéreos sin poder contactar la cabina del avión por radio, un funcionario de Indianápolis declaró que el avión se había estrellado, posiblemente, a las 09:09.
Dos personas en el interior del avión lograron realizar llamadas telefónicas para contactar personas en tierra. A las 09:12, la auxiliar de vuelo Renee May llamó a su madre Nancy May, en Las Vegas. Durante la llamada, que duró casi dos minutos, May dijo que su vuelo estaba siendo secuestrado por seis individuos y que habían sido trasladados a la parte trasera del avión.May pidió también a su madre que contactara a American Airlines, lo que ella y su esposo hicieron con rapidez. Así pues, la aerolínea ya estaba al tanto de la situación. Entre las 09:16 y las 09:26, la pasajera Barbara Olson se comunicó con su esposo, el Procurador General de los Estados Unidos, Theodore Olson y reportó que el avión había sido secuestrado y que los asaltantes portaban cuchillos y bisturíes.Le dio a conocer que los pasajeros, y posiblemente la tripulación, habían sido llevados a la parte posterior del avión, y que los secuestradores no eran conscientes de su llamada. Tras un minuto en la conversación, la llamada se cortó.
Un aeroplano fue detectado por los controladores de Dulles en las pantallas de radar, acercándose a Washington, girando y descendiendo velozmente. Los controladores creyeron en un principio que era un avión de combate, dadas su velocidad y maniobrabilidad. Los controladores del Aeropuerto Reagan pidieron a la ANG que un C-130 Hercules siguiera e identificara al aerodino en cuestión. El piloto, el Teniente Coronel Steven O’Brien, les informó que se trataba de un Boeing 757 o 767, y que su fuselaje plateado significaba que era probablemente un jet de American Airlines; asimismo, se le dificultaba distinguir al avión en la «niebla de la Costa Este», pero luego vio una «enorme» bola de fuego, y supuso inicialmente que había golpeado el suelo. Hacia El Pentágono, vio el sitio del impacto en el lado oeste del edificio e informó al control del Reagan: «parece que el avión se estrelló en El Pentágono, señor».






Impacto
El vuelo 77, volando a 530 millas por hora (853 km/h)17 cuando pasó por encima del Edificio Anexo de la Marina adyacente al Cementerio Nacional de Arlington, impactó el lado occidental de El Pentágono en el condado de Arlington (Virginia), al sur de Washington D. C. a las 09:37:44, matando a las 58 personas a bordo, incluyendo a los 5 secuestradores y los 6 miembros de la tripulación, y antes de chocar contra la pared de El Pentágono, el avión cortó varias farolas en la calle y el ala derecha golpeó un generador eléctrico portátil.
El avión golpeó al edificio al nivel del primer piso y una vez estrellado, se desplazó un poco hacia la izquierda, con el ala derecha elevada. Cuando el avión impactó, la sección frontal del fuselaje se desintegró, mientras que la sección media y la cola cambiaron de sitio por una fracción de segundo, con restos de la cola mucho más al interior del edificio. En total, el avión tardó ocho décimas de segundo para penetrar completamente 94 m en los tres anillos más externos y consiguió desencadenar una bola de fuego que alcanzó los 61 m por encima del edificio.




En el momento de los ataques, aproximadamente 18.000 personas trabajaban en El Pentágono, 4.000 menos de las que trabajaban antes de las renovaciones empezadas en 1998. La sección de El Pentágono, que había sido renovada recientemente a un costo de $250 millones, era la sede del Comando Central de la Armada y otras oficinas, así como oficinas desocupadas. El impacto, y el fuego subsecuente, penetraron secciones de los tres anillos externos del lado occidental, tanto así que una sección del anillo más exterior fue destruida en gran parte, y otra gran parte terminó derrumbándose. 125 personas murieron debido al atentado.
En total, ocurrieron 189 muertes en El Pentágono, incluyendo 125 en el edificio y 64 a bordo del vuelo 77, incluyendo a Barbara Olson, que estaba camino a la grabación de Politically Incorrect con Bill Maher; y a un grupo de niños, sus acompañantes, y miembros de la National Geographic Society se encontraban también a bordo del avión, en un viaje hacia el Santuario Marino Nacional de las Islas del Canal, cerca a Santa Bárbara. También, Zoe, de 8 años, y Dana Falkenberg, de 3, fallecieron a bordo del avión junto con sus padres, Charles Falkenberg y Leslie Whittington. La familia, de University Park, iba a un viaje a Australia durante dos meses, vía Los Ángeles. Los muertos de El Pentágono incluyen a 55 militares y 70 civiles. De los 125 muertos, 92 estaban en el primer piso, 31 en el segundo, y dos en el tercero. El ejército sufrió 75 bajas, más que cualquier otra fuerza armada, y otros 106 heridos fueron tratados en hospitales cercanos. El teniente coronel Timothy Maude fue el muerto con más alto rango militar.


Rescate y recuperación

«En esta área… está tan caliente que los desechos se están derritiendo y gotean del techo a tu piel, y podría quemar tu piel y derretir tu uniforme. Fuimos un poco más allá, volteamos en una esquina y entramos en este bombardeado espacio de oficina que era un infierno rugiente de destrucción y humo y llamas y el intenso calor se podía sentir quemando tu rostro.»
Teniente Comandante David Tarantino describiendo la escena del primer piso, cerca al Centro de Comando de la Marina.
Los esfuerzos para el rescate comenzaron inmediatamente después del impacto, y casi todos los rescates exitosos tuvieron lugar en la primera media hora. Inicialmente, los esfuerzos de rescate fueron llevados por los empleados militares y civiles dentro del edificio. En cuestión de minutos, las compañías de bomberos llegaron por primera vez y encontraron a estos voluntarios en la búsqueda cerca del lugar del impacto, tras lo cual los bomberos ordenaron que se fueran ya que no estaban debidamente equipados o entrenados para hacer frente a los peligros.El Departamento de Bomberos del Condado de Arlington (ACFD) asumió el mando de la operación de rescate de inmediato luego de 10 minutos del impacto. El Subjefe James Schwartz, del ACFD, implementó el Sistema de Comando de Incidentes (ICS) para coordinar los esfuerzos de respuesta entre los múltiples organismos, y tomó cerca de una hora hacer la estructura del ICS totalmente operacional. Bomberos de Fort Myer y del Ronald Reagan llegaron pocos minutos después. Sin embargo, los esfuerzos de rescate y extinción de incendios se vieron obstaculizadas por los rumores de nuevos aviones entrantes, tanto así que Schwartz ordenó dos evacuaciones durante el día en respuesta a estos rumores.
Varias piezas de restos de avión se encontraron entre los restos de El Pentágono. Mientras se evacuaba el Centro de Comando de la Armada, el teniente Kevin Shaeffer se encontró la ojiva y el tren de aterrizaje del avión en la vía de servicio entre los anillos B y C. Temprano en la mañana del viernes 14 de septiembre, Brian Moravitz y miembros del Equipo de Búsqueda y Rescate Urbano del Condado de Fairfax se encontraron con un «asiento intacto de la cabina del piloto», mientras investigadores del FBI y NTSB hallaban la grabadoras de voz y la de datos de la aeronave, aproximadamente a 91 m dentro del edificio. La grabadora de voz estaba demasiado quemada y derretida como para proveer alguna información, aunque la grabadora de datos del vuelo sí permitió obtener algunos datos útiles; y, entre todos los escombros, cadáveres, y restos del avión, parte de la identificación de Nawaf al-Hazmi; así como algunas pertenencias de los pasajeros y trabajadores de El Pentágono, que fueron llevados a Fort Myer.


Repercusiones

Las primeras estimaciones sobre la reconstrucción de la sección dañada de El Pentágono concluyeron que se tomarían tres años para completar el edificio. Sin embargo, el proyecto logró ser avanzado a un ritmo acelerado y se completó en el primer aniversario. La sección reconstruida de El Pentágono incluye una capilla y un pequeño monumento en el interior, en el lugar del impacto. Un monumento al aire libre, que diseñaron Julie Beckman y Keith Kaseman, se completó dentro de la fecha de entrega, el 11 de septiembre de 2008.
De acuerdo con el procedimiento estándar luego de desastres aéreos, el número de vuelo se cambió después del incidente. El vuelo matutino de Dulles a Los Ángeles es ahora el vuelo 149, y utiliza un Boeing 737-800 en lugar de un 757-200

Vuelo 93 de United Airlines

El vuelo 93 de United Airlines, efectuado el 11 de septiembre de 2001 por un avión Boeing 757, cubría el trayecto entre el Aeropuerto Internacional Libertad de Newark (New Jersey) y el Aeropuerto Internacional de San Francisco, en los Estados Unidos. Fue uno de los 4 aviones secuestrados por Al-Qaeda durante los atentados del 11 de septiembre. El avión fue tomado por 4 secuestradores y es el único que no llegó a su objetivo.


Desarrollo del secuestro

El vuelo con destino hacia San Francisco despegó a las 08:42 de la mañana de ese día, después de un retraso de cuarenta y dos minutos. Según datos oficiales, iban a bordo cuatro terroristas pertenecientes a la red terrorista Al-Qaeda, que se habían colocado en primera clase, presumiblemente para estar más cerca de la cabina. Alrededor de las 9:28, los secuestradores se pusieron en marcha y sometieron a la tripulación, asesinando al menos a tres de los miembros, el Capitán Jason Dahl, el copiloto Leroy J. Homer y la auxiliar Deborah Welsh y también, según los testimonios contados por las víctimas que pudieron hablar por teléfono durante el secuestro, hirieron mortalmente al pasajero Mark Rothenberg, que iba sentado justo delante de uno de los secuestradores y todo hace pensar que fue él la primera de las víctimas. Minutos después de ser secuestrado, varios de los pasajeros y miembros de la tripulación lograron llamar a familiares para advertirles de la situación. Tras enterarse de que otros aviones habían sido estrellados contra el World Trade Center y el Pentágono, enseguida supieron que aquello no era un secuestro normal, sino una misión suicida. Todo hace pensar que fue eso lo que les hizo tomar la decisión de intentar reducir a los secuestradores por su propia cuenta y tomar ellos el control del avión. Dos de los secuestradores se habían encerrado en la cabina de pilotaje y los 40 pasajeros aparentemente se unieron para impedir que el control siguiera en manos de los terroristas. Valerosamente intentaron controlar a los secuestradores e irrumpir en la cabina, al parecer sin éxito. El Boeing 757 se estrelló antes de llegar a su destino alrededor de las 10:03 de la mañana, 35 minutos después de que los secuestradores se hicieran con el control del aparato, en un campo abierto en Shanksville (Pensilvania). Todos los que iban a bordo murieron. Al caer en un descampado, no causó víctimas en tierra.



Investigaciones posteriores

Se hallaron las dos grabadoras, tanto el registrador de datos de vuelo (FDR), como el grabador de voz en cabina (CVR), este último a unos 7,5 metros de profundidad. Los datos del FDR han sido publicados por el NTSB. La transcripción del CVR fue hecha pública con motivo del juicio a Zacarias Moussaoui; el juez, sin embargo, prohibió la divulgación de la grabación misma para evitar que se repitiera una y otra vez en los medios, algo a lo que los familiares habían objetado.
Los cadáveres se fueron identificando poco a poco, a medida que se iban desenterrando restos. Para el 20 de diciembre, la identificación de todas las víctimas se había completado; los cuatro no identificados se asociaron a los terroristas ya que no se contaba con muestras de referencia de los familiares para comparar.
Miembros de la fuerza aérea estadounidense (USAF) dijeron más tarde a la comisión del 11-S que si el avión no se hubiera estrellado antes de llegar a Washington, probablemente lo habrían alcanzado y derribado. La comisión disintió de esta interpretación, aduciendo que el ejército no supo del secuestro hasta después de que el avión se estrellara, que los cazas de Langley no estaban listos para despegar y que no recibieron autorización para disparar hasta bastante más tarde.

Objetivo

No se conoce con certeza cuál era el punto de destino de los secuestradores, más allá de que se dirigía en dirección a Washington. El informe de la Comisión del 11-S recoge como posibles objetivos el Capitolio y la Casa Blanca, como un ataque al poder político de los EE.UU, que iría conjunto con los ataques al poder económico (WTC) y el militar (Pentágono).

Controversia

Hay gente que duda de que en ese lugar se estrellara algún avión, basándose en la ausencia de restos identificables en las fotografías de la superficie del cráter causado por el impacto o en su propia evaluación del tamaño del mismo. Estas dudas han sido en parte alimentadas por extractos de reporteros de televisión enviados allí que, directamente a través de sus propias declaraciones o a través de entrevistas al personal de rescate o bomberos, no se explican esto mismo.



Tripulación y pasajeros fallecidos

Tripulación: Capitán Jason Dahl; Primer Oficial Leroy Homer; asistentes de vuelo Lorraine G. Bay, Sandra W. Bradshaw, Wanda A. Green, Ceecee Lyles y Deborah A. Welsh.
Pasajeros: Christian Adams, Todd Beamer, Alan Beaven, Mark Bingham, Deora Bodley, Marion Britton, Thomas Burnett, William Cashman, Georgine Corrigan, Patricia Cushing, Joseph Deluca, Patrick Driscoll, Edward Felt, Jane Folger, Colleen Fraser, Andrew Garcia, Jeremy Glick, Lauren Grandcolas, Donald Greene, Linda Gronlund, Richard Guadagno, Toshiya Kuge, Hilda Marcin, Waleska Martinez, Nicole Miller, Louis Nacke, Donald Peterson, Jean Peterson, Mark Rothenberg, Christine Snyder, John Talignani, Honor Wainio y Kristin White.









AVIÓN FANTASMA




Compañía Helios, vuelo 522 de Chipre a Atenas.

Pasadas las 9 de la mañana  del 14 de Agosto de 2005, el boing 737 de la Compañía Helios, con 115 pasajeros y 6 tripulantes a bordo, despega de Chipre con destino Atenas, piden autorización para ascender a 34000 pies, y pasados unos minutos en la cabina de vuelo salta la alarma de despegue, los pilotos, desconcertados, se ponen en contacto con el centro de operaciones de Helios para informar del problema (es una alarma que normalmente salta antes del despegue si hay algo que no está listo para efectuar la maniobra con seguridad, pero no salta en vuelo), mientras esperan respuesta salta la alarma general y piden hablar con un ingeniero.
Comandante: dos luces de refrigeración están apagadas (fuerte acento y no se entiende con claridad y esto se mantiene durante toda la conversación)
Ingeniero: Es normal, confirme problema
C: No las hemos apagado nosotros!!
I: Compruebe que el panel de presurización está en auto.
C: ¿Donde está el interruptor del equipo de refrigeración?
I: Detrás del asiento del capitán...... ¿Lo encuentra?.............. ¿Lo encuentra?
No hay respuesta.
Menos de 30 minutos después de despegar se pierde contacto con el vuelo 522 de Helios, el avión sigue rumbo a Atenas sin que los controladores consigan contactar con el.
Los servicios de seguridad enseguida pensaron en terrorismo, en Atenas viven mas de dos millones y medio de personas, así que mas de tres horas después de que el vuelo despegara del aeropuerto de chipre, se envían dos cazas para intentar comunicarse con el avión.


El piloto de uno de los cazas ve al copiloto desplomado en los controles, no ve al comandante. En la cabina de pasajeros parecen todos muertos, ve que han saltado las mascaras de oxígeno.. De repente ve a alguien moviéndose por la cabina, entra en la cabina de vuelo y se sienta en el asiento del piloto, cogiendo los mandos del avión. Entonces el avión gira a la izquierda y comienza a descender, en ese momento la persona que esta en la cabina de mando del 737 se percata de la presencia del caza, le hace señas y parece que intenta comunicarse, pero de nada sirve, pasadas las 12 de la mañana el boing 737 se estrella en la colina de Gramatiko. Ningún superviviente.



¿Que ocurrió en el vuelo 522 de Helios? Esta es la conclusión a la que se llegó tras la investigación:

La noche anterior al accidente se habían llevado a cabo tareas de mantenimiento en el avión porque la tripulación del último vuelo había reportado fallos en la puerta trasera del avión, habían oído fuertes golpes y habían encontrado hielo en los bordes de la puerta trasera. El Mecánico estuvo haciendo comprobaciones de la presurización del avión, para lo que tuvo que cambiar los controles de presurización, los pasó de automático a manual. Normalmente siempre está en automático porque así el avión controla solo la presurización y va presurizando y despresurizando el avión conforme descendemos o ascendemos sin necesidad de que los pilotos tengan que hacer nada, pero para poder realizar las comprobaciones de la presurización en tierra sin encender los motores es necesario usar los generadores, por lo que la presurización tiene que estar en posición manual. Tras realizar las comprobaciones y comprobar que no había ninguna perdida de presurización por esa puerta, olvidó volver a colocar el interruptor en posición automática.
El Comandante de ese vuelo era de Alemania de Este, había sido contratado por Helios para la temporada de verano, el primer oficial era de Chipre y llevaba 5 años trabajando en Helios.
A la mañana siguiente cuando los pilotos despegaron y oyeron la alarma de despegue, no era la alarma de despegue lo que oían, era otra alarma que casualmente suena igual que la alarma de despegue y además es una alarma muy poco habitual, por lo que los pilotos la confundieron con la alarma de despegue. Pero tras empezar a sonar la alarma general ya tenían que haber empezado a sospechar que podía estar fallando algo en la presurización..
Mientras tanto, en la cabina de pasaje han caído las mascaras de oxígeno, los pasajeros y auxiliares de vuelo hacen uso de ellas mientras esperan instrucciones de la tripulación técnica. A ellos todavía nadie les ha dicho que está pasando..
A diferencia de la cabina de pasaje, en la cabina de vuelo las mascaras de oxígeno no saltan de manera automática, sino que son los mismo pilotos las que las cogen de su alojamiento y se las colocan, si no hacen uso de ellas, rápidamente empezaran a notar los síntomas de la hipoxia (Falta de oxigeno en la sangre) como son mareos, nauseas, dificultad para pensar con claridad, dificultad en el habla..
Esto explicaría porque el comandante contesta con otra pregunta cuando el ingeniero le pide que compruebe que el panel de presurización está en automático. Y también la dificultad del ingeniero por entender las palabras del comandante, la hipoxia impide pensar con claridad y dificulta el habla.
Tras la conversación mantenida con el ingeniero los pilotos pierden la conciencia víctimas de la hipoxia, mientras en la cabina de pasaje siguen esperando instrucciones..
El oxígeno de la cabina de pasaje del boing 737 tiene una duración aproximada de 12 minutos, la duración es tan corta porque su función es suministrar oxígeno al pasaje tan sólo los minutos necesarios para llegar a una altitud en la que podamos respirar con normalidad (en circunstancias normales, los pilotos en caso de despresurización lo primero que hacen es descender el avión a una altitud en la que podamos respirar) Por lo que pasado ese tiempo en la cabina de pasaje también empezaron a perder la conciencia a causa de la falta de oxígeno.
¿Cómo es posible que 3 horas después de haber despegado el piloto de uno de los cazas viera a alguien todavía moviéndose en el avión?
Esa persona que vieron era uno de los auxiliares de vuelo, que pasado un tiempo desde que cayeron las máscaras de oxígeno y viendo que la gente había empezado a perder la conciencia, se habría intentado poner en contacto con la cabina de vuelo, al no recibir contestación, intentó llegar a la cabina haciendo lo que los tripulantes de vuelo conocen como "el balanceo del mono" (coger la mascarilla de un lado del pasillo, avanzar y coger la del lado contrario antes de soltar la anterior, y así ir avanzando por el avión sin dejar de tener suministro de oxígeno) llegó hasta las botellas de oxígeno portátil y tras conectar una fue a la cabina de vuelo, al ver que los pilotos estaban inconscientes sacó al comandante y se sentó en su lugar, intentó establecer comunicación: "mayday, mayday, vuelo 522 de helios" pero el avión había recorrido ya cientos de kilómetros, por lo tanto, en ese canal de radio, a esa distancia, nadie le oyó.. Lo intentó varias veces, gastó 3 botellas de oxígeno portátiles, al final el avión se quedó sin combustible y cayó justo cuando era interceptado por dos cazas..
El accidente del vuelo 522 de Helios fue la peor catástrofe de la historia de la aviación Griega, y el informe final del accidente detalla una serie de descuidos y suposiciones erróneas por parte de los pilotos. Pero la causa final por la que el vuelo 522 de Helios se estrelló, fue que el avión se quedó sin combustible.

1 comentario:

  1. ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar

Déjanos tu comentario